jueves, 4 de abril de 2013

Que Son Las Varices. Síntomas. Prevención Y Tratamiento.


Como es sabido, la sangre circula  a través de las arterias hacía los distintos tejidos del organismo impulsada sin descanso por el infatigable corazón. El sentido inverso  es conocido como “retorno” y se  lleva a cabo mediante las venas. Para ello las venas tienen un conjunto de válvulas en forma de pequeñas uñas, distribuidas a  intervalos en toda su longitud. Estos pequeños sistemas valvulares se ayudan del movimiento de los músculos  y son capaces de, así, vencer  la gravedad de la tierra y conducir la sangre en dirección ascendente de vuelta al corazón. Además y a diferencia de las arterias, poseen unas paredes más elásticas permitiendo que el paso de la sangre sea más fluido.
Cuando se padece de hipertensión las válvulas venosas están sometidas a una  sobrepresión, pudiendo aparecer entonces cuadros inflamatorios con tendencia a volverse crónicos y caracterizados por una alteración en la estructura de las válvulas y hasta el mismo conducto venoso en sí mismo. Este hecho acarrea un mal funcionamiento del sistema de retorno y el cierre u obstrucción de la válvula. Finalmente y si el mal no se corrige, la reacción inflamatoria se extiende de modo que la sangre comienza a acumularse en las venas y éstas se dilatan hasta el extremo de aparecer unas  indeseables protuberancias subcutáneas conocidas con el nombre de Varices.
Las varices son más comunes en las extremidades inferiores, pero pueden aparecer también con frecuencia en el esófago, en el ano o en la región testicular.
De igual modo son más frecuentes entre la población femenina aunque son muchos los hombres que las padecen o están en riesgo de sufrirlas.

Factores de riesgo
Carga genética  con antecedentes directos, padre o madre.
Mujeres en estado de gestación.
Mujeres que usen anticonceptivos orales con cierta frecuencia.
Hábito u obligatoriedad de permanecer de pie o sentado con piernas cruzadas por tiempo prolongado sin otros movimientos distinto.
El uso frecuente de prendas  ajustadas en nuestra vestimenta.
Sobrepeso.
Sedentarismo.
Y otros factores inevitables como son la menopausia o la propia vejez y deterioro natural.

Síntomas
Pasan por cuadros de dolor moderado a intenso en las piernas. Percepción de fatiga, ardor o cansancio sobre todo en las zonas más bajas junto al tobillo de las personas que las sufren. Posible inflamación  debida a la perdida de líquido sanguíneo y acumulación de éste bajo la piel.
Si esta sintomatología no remite empiezan a observarse cambios notables en la coloración del tejido epidérmico, alcanzando un color oscuro como resultado de la acumulación de manchas amoratadas.
La piel sufre engrosamiento  conocido como  lipodermatoesclerosis, pudiendo aparecer ulceraciones que en algunos casos conducen al sangrado de la zona.

Prevención
Quizás lo más saludable sea la integración de conductas alimenticias saludables con la práctica de ciertos ejercicios físicos recomendables. Pueden ser tales como flexionar y extender las rodillas,  elevar las piernas mientras las masajeamos desde los pies hacia las rodillas, caminar al menos media hora diaria, etc. De igual modo, se sugiere el abandono de prácticas poco favorables o que puedan dificultar de algún modo la circulación de la sangre, por ejemplo, evitar prendas demasiado ajustadas (no confundir con el uso de medias compresivas de prescripción médica), calzados  poco ergonómicos o de tacón alto. No prolongar periodos en los que se esté de pie y con poca movilidad de las piernas.

Tratamiento
Aunque cada caso merece una atención personalizada existen una serie de recomendaciones aplicables a la mayoría de casos.
El uso de medias terapéuticas compresivas. El efecto que se persigue es el de comprimir las venas más superficiales de modo que se reduzca la acumulación de sangre y se favorezca el retorno venoso. Se disminuyen el dolor  y la aparición de ulceraciones cutáneas.
La habituación o incorporación de dietas saludables pobres en sal  y grasas.

Ésta y mucha más información se encuentra en la fabulosa guía “Varices Nunca Más” de la experta en flebología Estefanía Garret, donde usted encontrará el mejor modo sencillo y natural para acabar definitivamente y en poco tiempo con las varices de sus piernas con solo visitar  "Varices nunca Más"
Aquí podrá iniciar inmediatamente el mejor tratamiento contra las varices y arañitas que tanto molestan, sin cirugías, pastillas ni otros procedimientos caros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario